BOCA

*

 

 

La boca cumple una función clave en el aparato digestivo, y hace mucho más que iniciar la digestión. La boca, especialmente los dientes, los labios y la lengua, es esencial para el habla. La lengua, que nos permite saborear, también nos permite formar las palabras cuando hablamos. Los labios que delinean la parte exterior de la boca nos ayudan a sostener los alimentos cuando masticamos y a pronunciar las palabras cuando hablamos.

 

 

 

 

 

Las sustancias más duras del cuerpo, los dientes, también son necesarios para la masticación, el proceso por el cual desgarramos, cortamos y molemos los alimentos en preparación para la deglución. La masticación permite la liberación de enzimas y lubricantes en la boca que promueven la digestión, o descomposición, de los alimentos. Sin los dientes, sólo podríamos comer alimentos blandos y pisados. ¡No podríamos disfrutar tanto de la comida!

Anatomía básica de la boca y los dientes

La boca, la entrada al aparato digestivo, está revestida con membranas mucosas. La parte superior de la boca, cubierta con una membrana, se llama paladar. La parte delantera consiste en una porción ósea denominada paladar duro, con una parte posterior carnosa que se denomina paladar blando. El paladar duro divide a la boca de los pasajes nasales por encima de ella. El paladar blando forma una cortina entre la boca y la garganta, o faringe, en la parte posterior. El paladar blando contiene la úvula, la piel colgante en la parte posterior de la boca. Las amígdalas están ubicadas a cada lado de la úvula y parecen pilares gemelos que sostienen la abertura hacia la faringe.

Un haz de músculos se extiende desde la parte inferior de la boca para formar la lengua. La superficie superior de la lengua está cubierta con diminutas protuberancias llamadas papilas. Éstas contienen poros muy pequeños que son nuestras papilas gustativas. Hay cuatro clases de papilas gustativas agrupadas en ciertas áreas de la lengua, que pueden sentir los sabores dulces, salados, agrios y amargos. Tres pares de glándulas salivales secretan saliva, que contiene una enzima digestiva denominada amilasa que comienza la descomposición de los carbohidratos aún antes que los alimentos ingresen en el estómago.

Los labios están recubiertos de piel en la parte exterior y con membranas mucosas resbaladizas en el interior de la boca. El músculo principal del labio, denominado orbicular, permite mover los labios. La coloración rojiza de los labios proviene de los vasos sanguíneos subyacentes. La porción interna de ambos labios está conectada a las encías.

Existen varios tipos de dientes. Los incisivos son los dientes cuadrados, con borde afilado en la parte delantera de la boca. Hay cuatro en la base y cuatro en la parte superior. A cada lado de los incisivos están los caninos afilados. Los caninos superiores suelen ser llamados colmillos. Por detrás de los caninos se encuentran los premolares o bicúspides. Hay dos grupos, o cuatro premolares, en cada maxilar.

Los molares, situados por detrás de los premolares, tienen puntas y estrías. Hay 12 molares, tres juegos en cada maxilar, llamados primer, segundo y tercer molar. Los terceros molares son las "muelas del juicio", que algunos consideran se desarrollaron hace miles de años, cuando la dieta humana consistía, fundamentalmente, de alimentos crudos que requerían más fuerza de masticación. Pero como pueden desplazar a los otros dientes, a veces el dentista debe extraerlas.

FUNCIONES DE LA BOCA

Masticar: Gracias a los movimientos de la mandíbula y a la presión de los dientes se produce este tratamiento mecánico que degrada los alimentos. La mandíbula es la que proporciona la fuerza para que los molares inferiores ocluyan contra los superiores. (Actúa como un martillo)

Salivar: Gracias a la desembocadura de los conductos de las glándulas salivales, se produce el primer jugo digestivo (saliva), que realiza una degradación química de los alimentos. En el caso de los carbohidratos lo hace a través de la amilasa salival, que se encarga de destruir los enlaces alfa-1,4 que están presentes en los polisacáridos, y después seguirían degradándose a nivel intestinal.

Sentido del gusto: En la boca se encuentran los receptores sensoriales del gusto, sobre todo en la lengua, llamadas Papilas gustativas.

Habla: En la boca se encuentran gran parte de las estructuras que modifican el sonido laríngeo y producen la voz articulada gracias a sus cavidades especiales.

Deglución: Se divide en dos:

Fase voluntaria: La lengua se eleva hacia el techo de la cavidad bucal, impulsando el bolo alimenticio para que entre en la faringe.

Fase involuntaria: La epiglotis va hacia atrás y cierra el orificio superior de la laringe. Por causa de este reflejo, la faringe queda convertida solo en una via digestiva transitoria, impidiendo así el ingreso de trozos a la via aerea (tráquea).


IDevice Icon Galería de imágenes
Show DIENTES Image
DIENTES
Show BOCA SANA Image
BOCA SANA
Show PARTES DEL DIENTE Image
PARTES DEL DIENTE
IDevice Icon Actividad

APLICA LO APRENDIDO

 

¿Por qué es conveniente masticar bien los alimentos antes de tragarlos?